Dubai en familia

Este programa es sólo una propuesta. Al ser viajes a medida podemos adaptarla a vuestros propios intereses y disponibilidad de fechas. Asímismo cualquiera de las actividades que proponemos pueden cambiarse por otras según vuestros deseos.

Dubai y los demás Emiratos Árabes presentan muchos atractivos para viajar con niños. Los niños no dejarán de asombrarse con todo lo más espectacular... los adultos se sorprenderán constantemente con los múltiples recursos que ha sabido generar esta ciudad, donde incluso algo tan aparentemente banal como “ir de compras” puede convertirse en uno o varios días de visita turística, ya que los mismos centros comerciales son centros de interés arquitectónico y lúdico.

 

Día 1º.
Por la mañana, vuelo internacional desde vuestra ciudad de origen a Dubai. Dependiendo de vuestra ciudad de origen el vuelo puede ser directo o será necesario un cambio de avión en algún punto intermedio. Las llegadas a Dubai son generalmente por la noche. Tras los trámites de entrada al país, traslado al hotel y noche.

Día 2º.
Bur Dubai y Deira. Subida a Burj Khalifa. Sugerimos dedicar la mañana a descubrir a pie la zona más antigua de Dubai y la única en que existe lo que podemos denominar un núcleo urbano, que discurre paralelo a las dos orillas del “creek”, el canal que surca Dubai y que dio origen a la actual Dubai. A su alrededor bullen los comercios multicolores, como los de Bastakya, el mayor barrio textil de oriente medio, relucen las tiendas del zoco del oro o podemos sentir el intenso aroma del zoco de las especias. Los muelles están repletos de dhows, las barcazas de madera que generan el comercio entre India, Irán y esta zona de oriente. Y para cruzar de una a otra orilla nada mejor y más divertido que tomar el popular abra, las pequeñas embarcaciones que por un precio simbólico nos trasladan de un lado a otro.

Si queremos algo más personalizado podemos contratar un abra para nosotros solos y hacer un recorrido por el canal... como colofón a esta mañana sugerimos una visita al Museo de Dubai, ubicado en uno de los escasos edificios antiguos que aún quedan en pie. Es un buen punto de partida para conocer el origen y evolución de esta urbe y su visita puede hacerse en una media hora.

Por la tarde nos dirigimos a Burj Khalifa, el rascacielos más alto del mundo, con sus más de 800 metros de altura. Y nada más emocionante que subir en su rápido ascensor hasta el piso 124, donde las vistas son impresionantes....  el mejor momento es poco antes de la puesta del sol, lo cual nos permite contemplar las vistas con luz de día y ver como la ciudad se va transformando en un maravilloso espectáculo nocturno... y al descender  podremos deleitarnos con las fuentes luminosas y su espectáculo de luz y sonido.

 ¿Y cómo nos dirigimos hacia allí? Lo más práctico, económico y divertido es hacerlo con el moderno metro. Su trazado es casi siempre por el exterior sobre una plataforma elevada, lo cual brinda magníficas vistas de la ciudad, principalmente cuando se acerca al barrio financiero y circula entre los rascacielos. Y sus estaciones son otro deleite arquitectónico.

Si entre una cosa y otra nos queda tiempo libre podemos adentrarnos en Dubai Mall, uno de los mayores centros comerciales del mundo, impresionante por sus dimensiones y todo un espectáculo en sí mismo: gigantescos  acuarios en su interior, una pista de hielo de dimensiones olímpicas... 

Día 3º.
Delfines en la península de Musandam. Uno de los puntos fuertes del viaje. Una jornada intensa que culminará en la Península de Musandam, en territorio de Omán, donde la montaña se funde con el mar creando un sinfín de fiordos entre los cuales navegaremos. Un recorrido tranquilo a bordo de un dhow, que hará paradas en puntos estratégicos como la Isla del Telégrafo, donde podremos descender y hacer snorkel en sus aguas cristalinas, gozando con la gran variedad de peces que abundan en esta zona y la agradable temperatura del agua. Otra emocionante actividad del día es el avistamiento de delfines, los cuales aparecen y desaparecen a lo largo de nuestro recorrido. A mediodía almorzamos en el mismo dhow. A última hora de la tarde regreso a Dubai.

Día 4º.
Palm Jumeirah, Burj Al Arab, Madinat Jumeirah. Para ir alternado las visitas de la ciudad y las salidas al exterior, proponemos pasar este día en Dubai visitando 3 de los sitios más emblemáticos. Nuestra sugerencia es dirigirnos por la mañana hacia Palm Jumeirah, la isla artificial que emerge frente a las costa de Dubai, considerada ya una de las maravillas del mundo, por su complejidad y su enorme envergadura, y que puede llegar a los 60.000 habitantes. Es imposible que nos deje indiferentes contemplar esta creación humana en medio del mar, con su culminación en el imponente hotel Atlantis. La mejor y más divertida manera de recorrer los más de 5 km de la isla es hacerlo en el monorraíl que transcurre a través de su eje central. Al llegar a la estación terminal se nos ofrecen tantas posibilidades que sin duda se hará difícil la elección: un enorme parque acuático, la bahía de los delfines, Lost Chambers, el mayor acuario de Dubai, ...

Por la tarde no podemos perdernos una incursión a otro de los impresionantes centros comerciales: Madinat Jumeirah. En su inmenso interior, todo lo que un centro comercial puede ofrecer y enormes lagos y canales por los que se puede navegar ... y todo ello a los pies del Burj Al Arab, el hotel símbolo de Dubai, que también podremos contemplar paseando por la playa cercana al mismo. Cenar en cualquiera de los múltiples restaurantes del centro comercial con el Burj Al Arab como telón de fondo puede ser una buena alternativa.

Día 5º.
Hatta, piscinas naturales. Montes Hajjar. Siguiendo con la alternancia entre la ciudad y el exterior, nos dirigimos al este, donde los montes Hajjar rompen la inmensa llanura desértica. Por el camino podremos contemplar las dunas doradas que cubren la mayor parte de los Emiratos. Desde Hatta y en vehículos 4x4 nos adentraremos por los montes Hajjar, recorriendo sus angostos cañones y disfrutando de un paisaje de montaña que culminará en las piscinas naturales, donde podremos darnos un refrescante baño. A última hora de la tarde regreso a Dubai y traslado al aeropuerto para iniciar el vuelo de regreso. Noche en vuelo

Día 6º.
Por la mañana, llegada a nuestra ciudad de origen.